Emigrar y Emprender: ¿Una Locura?

Hace pocos días, tuve la oportunidad de comunicarme vía Skype con un gran amigo al que aprecio mucho, él había tenido una exitosa carrera como abogado y vendedor de seguros en Venezuela, pero debido a la ya conocida crisis nacional, decidió subirse a este gran barco llamado “inmigración”.

Yo por mi parte, luego de mudarme a Canadá, no había sabido mucho sobre él, lo cierto es que él estaba en Paraguay, al igual que muchos otros profesionales venezolanos que decidieron irse, o más bien huir de la desesperante situación que actualmente sufrimos en nuestro bello país.

Bueno, lo cierto es que hace algunos días este amigo me contactó a través de Instagram y me dijo que quería hablar conmigo ya que necesitaba una segunda opinión respecto de su nuevo negocio en Paraguay.

Por supuesto accedí con gusto, pues, parte de mi trabajo en EA es ayudar a jóvenes emprendedores a aclarar sus dudas y brindarles una segunda opinión respecto de su negocio o idea de negocio.

Para mi sorpresa, él había decidido montar un café/restaurant, para lo cual invirtió algo más de USD 30.000 en un país con una economía diferente. Peor aun, en un ramo en el que no tenía experiencia alguna. Yo pensaba que él tenia un socio o alguien que conociera el ramo, pero no era así en absoluto.

Después de escuchar su historia, le di varios consejos y sugerencias para ayudarlo a salir de la difícil situación en la que se encontraba, aunque en su caso, esto no era nada fácil.

Él siguió en la pelea, después de 3 meses de haber abierto el negocio, las cuentas estaban cada día mas apretadas y mantenerlo a flote se hizo cada vez más difícil. Hoy por hoy, mi amigo está en la búsqueda de otro empleo, mientras su esposa se encarga de ayudar, jugándose ya las ultimas fichas en el negocio antes de tener que cerrarlo.

Historias como esta hay muchísimas más, por supuesto casi nadie habla de ellas porque a nadie le gusta exponer sus fracasos y errores, sobre todo cuando se es emigrante y sólo se quiere mostrar en las redes sociales lo glamoroso de tu aventura, lo bonito, el paraíso vacacional.

Lo más cierto es que emigrar puede ser un proceso considerablemente complejo, con muchos altibajos y si a esto le sumas la presión que supone arrancar un negocio desde cero, estamos hablando de un peligroso coctel.

En este libro se describe el proceso por el que pasamos al salir de nuestro país natal, es altamente recomendado si estás pensando en emigrar.

Por mi parte, luego de analizar varios de estos casos y contar hoy con una visión más amplia, como emprendedor e inmigrante me gustaría darles varios consejos para prepararlos en caso de que realmente deseen emprender semejante aventura.

Debemos recordar que, para incrementar significativamente las probabilidades de éxito de un negocio, deben coincidir varios factores.

En la siguiente lista les daré varios consejos, así como recomendaciones personales para evitar un potencial fracaso.

Conocimiento y necesidades del mercado:

Emprender en un país  – y una economía –  siendo un recién llegado, puede ser un gran error, no importa si cuentas con un gran capital. Si no entiendes la dinámica de comercio y las verdaderas necesidades de esa sociedad de la cual ahora eres parte, tus probabilidades de éxito serán muy pocas. Toma en cuenta que el desconocimiento puede llevarte a tomar decisiones erróneas e invertir tu capital en arenas movedizas.

Consejo: llegar primero como empleado y pasar un tiempo en esa posición te permitirá ganar tiempo y experiencia (y por supuesto, dinero), así podrás aprender realmente “como se bate el cacao” en ese nuevo país y qué necesidades puedes satisfacer.

Cuando se es trabajador independiente o dueño de negocio durante mucho tiempo es muy difícil volver a ser empleado. Entender esto – lo digo por experiencia – es difícil, pero definitivamente lo considero, en principio, como un camino más seguro. Ya luego, poco a poco encontraras áreas donde podrás crear, ofrecer tus servicios y ser independiente. Este camino es igualmente difícil, pero el esfuerzo dará sus frutos.

Consejo adicional: Los países del primer mundo – EE.UU. ó Canadá, entre otros – necesitan personas y empresas que suministren servicios que vayan más allá de abrir un restaurant y competir con McDonald’s. Es recomendable comenzar prestando servicios tales como: limpieza de aires acondicionados, servicio de entrega de comida a grandes franquicias como Pizza Hut, o servicios de jardinería. Estas son algunas ideas que vienen a mi mente y que pueden llegar a ser muy muy lucrativas si son bien llevadas.

Experiencia en el área:

Emprender en un tipo de negocio que no conoces es algo sumamente arriesgado, por no decir estúpido.

Mi esposa me contó hace poco otra historia terrible, otra pareja, también de venezolanos que se fueron a otro país del sur a emprender una empresa de entrega de pastas caseras.

En principio, la idea suena bien, excepto por un pequeño detalle, ninguno de los dos era cocinero de profesión, o ni tenía conocimientos avanzados de cocina italiana, mucho menos conocimientos en marketing y posicionamiento de productos.

Por supuesto tampoco desarrollaron un plan de negocio, y nadie en esta ciudad estaba dispuesto a comer una pasta entregada en casa por un negocio desconocido en la zona.

Dos meses después de arrancar su emprendimiento, estaban rematando las máquinas para hacer pasta y haciendo maletas para regresar a Caracas, sin un dólar. Otra lamentable historia de sueños rotos y fracaso como inmigrante/emprendedor.

Consejo: Regla Nro. 1 de todo emprendimiento: debes tener conocimientos suficientes (avanzados preferiblemente) del área en la que vas a incursionar. De otra manera la posibilidad de capitalizarte será muy difícil y pronto estarás lidiando con un sinfin de problemas inimaginados.

Existe una relación directa entre la cantidad de dinero que generas y los conocimientos que manejas sobre el área, mientras más sabes, más puedes ganar, mientras menos sabes, menos ganarás.

Esta es una ley irrefutable, es una curva de aprendizaje y de ganancia que van de la mano. Esto requiere tiempo.

 

Mientras mas sabes, mas ganas.

Factor economía/tiempo:

Aunque existan casos, la gran mayoría de las veces, todo negocio necesita tiempo y dedicación para llegar a ser rentable.

Algunos estudios indican que un negocio necesita al menos 5 años antes de ser realmente estable y rentable, otros aseguran que al menos 10 años, eso, por supuesto varía considerablemente de acuerdo a factores tanto internos (tipo de negocio, nicho, innovación) como externos (situación país, tecnología, economía), entre otros.

Lo cierto es que hay ciertos países cuya naturaleza de su economía hace que el coste de vida sea mucho más alto y por tanto necesites un mayor flujo de caja para poder cubrir los gastos básicos de supervivencia, entiéndase como tales: vivienda, alimentación y servicios.

Más aún, si hablamos de los costos de mantenimiento de un negocio, pueden llegar a ser muy altos.

En la mayoría de países del primer mundo los servicios tienen un costo muy elevado y esto hace que sea muy difícil capitalizarse rápidamente si estas comenzando un proyecto. Si no estás preparado, el bolsillo puede ser tu peor enemigo a la hora de enfrentar los obstáculos de levantar un negocio. Si no hay ventas, no hay dinero, y si no hay dinero, no hay nada, simple.

Consejo: Si realmente estas comprometido con tu emprendimiento, puedes tener uno o dos trabajos de manera que puedas costear los gastos del día a día y trabajar en tu proyecto personal en tu tiempo libre.

¿Cómo? ¿trabajar en las noches en lugar de dormir? ¿trabajar los fines de semana?

Sí, ese es el precio que debes pagar si quieres ser un emprendedor exitoso.

Aunque el término “emprendedor” esté muy de moda y muchos jóvenes lo coloquen en sus perfiles de Facebook, la verdad es que son muy pocos los que logran levantar su negocio, sobre todo fuera de su país.

Necesitarás mucha determinación, fortaleza y visión, si realmente quieres materializar tu idea.

Un amigo residenciado aquí en Canadá, fue muy inteligente, y siguió lo que considero es el camino más sensato.

A pesar de ser inmigrante y tener un trabajo de tiempo completo (de 7 a.m. a 3 p.m.). Él comenzó una empresa pequeña ofreciendo servicios reparando jacuzzis a domicilio, trabaja en su empresa de 4 p.m. a 8 p.m. (o hasta que haya trabajo) y de esta manera tiene dos fuentes de ingreso.

Según me comenta, su negocio va bien y poco a poco ha conseguido más y más clientes: Cuando mi empresa produzca el equivalente al sueldo que tengo en mi trabajo, renunciaré y me dedicaré tiempo completo a mi negocio.

Si te das cuenta, mi amigo está siguiendo varios de mis consejos: trabaja poco a poco escalando en su negocio y también suministra exitosamente un servicio ya que a casi nadie le gusta hacer ese tipo de trabajos de mantenimiento. Yo puedo predecir que en los próximos años, mi amigo llevará ese negocio a otro nivel y tendrá que entrenar y contratar nuevos técnicos porque no podrá hacerlo él solo.

Revisemos otros datos…

Costo inicial de inversión: algunas herramientas y un aviso en una página web muy popular aquí (gratis). Es decir, casi nada.

La verdad es que estas ideas de negocio que comienzan con muy poca inversión siempre me parecen las mejores. Muchas personas siempre dicen que necesitan mucho dinero para comenzar su brillante idea del millón. Yo digo que no es así.

Esto no es cierto, necesitas decidir comenzar como sea y que lo harás hoy. En esa medida vas a ir escalando en tu proyecto, tanto en conocimiento, como en experiencia (y en ganancias).

Uno de los libros que más recomiendo sobre temas de pequeñas empresas es este, y la verdad es que describe exactamente el camino a seguir. Si aún estás dando patadas en tu negocio, debes adquirir y leer este estupendo libro.

Espero que estos consejos e historias te sirvan de reflexión y que puedas emprender teniendo una visión más clara. Mi intención es ayudarte a tener éxito y para esto necesitas estar preparado y escuchar una segunda opinión que te brinde otra perspectiva.

Si conoces alguna historia sobre inmigración y emprendimiento de alguien que conoces, compártela en los comentarios ya que les puede servir de ayuda a otros. Yo leo y respondo cada comentario.

Recuerda compartir el artículo en tus redes sociales,

Tu servidor,

Luca

2 thoughts on “Emigrar y Emprender: ¿Una Locura?

  1. Me parece Excelente la manera en que nos informa así se podrá tener visión más clara de lo que realmente es un emprendimiento y poder tener la certeza de dar pasos firme ante una buena planificación y ejecución de un nuevo proyecto!! Tu historia no será igual a la mía, pero somos Valientes emigrantes que salimos de la zona confort!!!!!

Leave a Comment