La Ley del Intercambio

Ese día había salido ansioso de la oficina…

Como todos los miércoles, esa tarde iba a reunirme con mi novia y otros amigos que al igual que yo, estaban locos por aprender más sobre cómo crear negocios exitosos y generar riqueza.

Ibamos a reunirnos con nuestro nuevo amigo y mentor millonario; JIL.

Lo que iba a aprender ese día, iba a transformar radicalmente mi manera de ver el mundo.

Al llegar a la pequeña mansión, JIL nos recibió alegre…como siempre…

“Bueno, la lección de hoy es práctica chicos…”

Dijo JIL, sonriente, mientras todos nos mirábamos la cara extrañados…

“Ah ok muy bien…jejeje…dije extrañado, ¿qué vamos a hacer?”

“Vamos al garage”, dijo JIL entusiasmado.

Al llegar al garage de su casa, allí estaba…recién lavado y brillante como diamante.

Un Maserati Gran Turismo año 2008…

Yo nunca había estado tan cerca de un auto de lujo como ese…

JIL tomó su llave, entró en el vehículo y encendió el motor…jamás olvidaré ese potente sonido …

“El Maserati está hecho con tecnología Ferrari, técnicamente este auto es un Ferrari”, dijo JIL.

“Por favor, tócalo” me dijo…

“Es importante hacer masa”, repitió…

Yo obedecí y pasé mi mano suavemente por el techo.

El motor estaba encendido y el auto parecía tener vida en sí mismo. La sensación era increíble.

“Este auto puede ser también tuyo, pero es necesario que lo toques” dijo JIL.

“Haz masa…”, dijo insistente.

En el momento yo no entendí muy bien…en mi mente era totalmente imposible que pudiera algún día tener 120.000 dólares para comprar un auto como ese.

Habiendo crecido en un hogar de clase media y trabajando en una oficina por un salario mínimo, para mí era un mal chiste pensar en tener un Maserati…

“Sí claro”, contesté dudoso.

JIL nos hizo entrar al auto para ver los detalles del interior…el cuero italiano de los asientos aún olía fresco.

El tablero metalizado brillaba y yo solo pensaba en encender el reproductor de música y escuchar Enter Sadman de Metallica a todo volumen…

“Ok, vamos a dar una vuelta, ¿quién viene primero?”

Mi novia y yo saltamos como niños dentro del auto…

“Por favor pónganse el cinturón”…

JIL salió muy suavemente del estacionamiento, pero apenas tocó el asfalto, aceleró sin piedad…

Fue tan fuerte la respuesta del auto que yo pegué mi cabeza al apoya-cabezas violentamente…

La fuerza de un motor V8 es impresionante. Nunca había sentido el enorme poder de 400 caballos de fuerza.

JIL pasaba los otros autos en la vía sin ningún esfuerzo, el vehículo se pegaba al piso y respondía al conductor de una manera impecable.

Jamás olvidaríamos ese paseo…

“Ok, terminó la lección de hoy…vamos a regresar”

Nosotros estábamos como niños en una tienda de dulces y nuestras sonrisas no nos cabían en el rostró…

Al regresar a su casa, fuimos directo al patio. Nos sentamos en la misma mesa de siempre, junto a la piscina.

El clima era perfecto y el olor a grama fresca inundaba el lugar…el tiempo parecía detenerse durante esas reuniones.

“Todo lo que he logrado en la vida se lo debo a una fórmula” dijo JIL pausadamente.

“Esta ley me la enseñó alguien que fue mi mentor cuando yo era muy joven. Hoy la compartiré con ustedes”

JIL tomó una hoja y un lápiz y escribió…

“La Ley del Intercambio”

“La ley del intercambio consiste en una manera muy específica de hacer negocios”

“Más que una ley es una filosofía de vida, si logran aplicarla consistentemente en sus vidas, estoy seguro de que tendrán éxito” comentó convencido JIL.

Yo nunca había escuchado tal cosa como la “Ley del Intercambio”, a pesar de haber leído varios autores y libros sobre riqueza, esto era algo nuevo.

Este era un conocimiento real producto de la experiencia.

“Existen básicamente 3 tipos de intercambio…veamos en detalle”, dijo JIL.

“La vida es un permanente intercambio del cual tú tienes que ser protagonista…abriendo una conciencia a la responsabilidad personal”

“La condición del intercambio es mantener un flujo de cambio con otros, hay que mantener una actitud de intercambio…aceptando que cada quien entrega en su propia moneda“.

“Si no estás en intercambio, permaneces en efecto, lo cual limita tu creatividad”.

“Estar en efecto limita tu creatividad y desvía la atención fuera del foco de tu vida, tu unidad energética aterriza en diferentes focos y pierdes la concentración”.

“La condición de efecto es una condición de vulnerabilidad ante otras personas que manipulan tu energía y te llevan a la depresión”.

“La Ley de Intercambio propone jamás estar en efecto, esta condición agrega valor al trabajo que estás haciendo, ser más creativo y ayudar a los demás te ayudará a ganar más, el valor agregado puede ser en términos de servicios”

Yo escuchaba atento, aquellas palabras parecían quedar tatuadas en mi cerebro.

“Pero las más importante es esto, por favor escuchen atentos”.

“Existen básicamente 3 tipos de intercambio”, continuó JIL.

1. Intercambio parcial: En negocios y servicios, ocurre cuando se paga mal o se entrega a destiempo y/o el producto convenido no llena las espectativas del comprador.

2. Intercambio justo: se acepta dinero y se devuelve lo recibido sin más porcentaje. Es el usado normalmente en el comercio establecido. Se conviene un producto o servicio por un precio y ninguna de las partes se siente realmente comprometida por el destino o beneficio de la otra parte.

3. INTERCAMBIO EN ABUNDANCIA: Uno da algo más valioso que el dinero que recibió, y lo da a tiempo. Las partes se aseguran de que lo entregado es más de lo esperado. Existe la conciencia del verdadero beneficio que el otro realmente necesita.

La Ley del Intercambio

“Una persona que practica el intercambio en abundancia en sus negocios (y su vida personal) es una persona que siempre estará conectada a la riqueza, ese es el único secreto, chicos”.

JIL sonrió de nuevo…

En ese momento todo parecía tan sencillo…un momento “AJA” se encendió en mi mente…La Ley del Intercambio es un concepto muy fácil de comprender, pero increíblemente poderoso.

Fue justo en ese momento cuando comprendí por qué anteriormente no había tenido éxito en mis negocios…

Siempre había estado operando en el intercambio 1 y 2 (parcial y justo).

Nunca había practicado conscientemente el Intercambio en Abundancia.

Pero ahora todo iba a cambiar…

La Ley del Intercambio funciona siempre…

5 años después de aquella pequeña reunión, la práctica contínua de La Ley del Intercambio había dado sus frutos en mi vida personal y profesional.

Aquellas navidades iba camino a visitar a mi familia, mis manos sostenían el volante de un flamante BMW…

El olor del cuero de los asientos me llevó a aquella tarde 5 años antes cuando había pensado que era imposible tener un auto de lujo.

JIL tenía razon, esta Ley funciona siempre.

Y ahora ya te pertenece a ti…

¿Crees que si la aplicas en tu vida y tus negocios desde hoy, en 5 años las cosas sean diferentes?

Yo creo que sí…

Luca

Nos reservamos el derecho de borrar comentarios ofensivos, fuera de topico o inapropiados.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *