Los 7 Hábitos de la Gente Altamente Efectiva por Stephen Covey: Mega Resumen y Análisis Completo en Español.

 

¿Alguna vez te has sentido abrumado por las siguientes situaciones?

*Sientes que no tienes tiempo para nada y el día se te pasa volando.

*Sientes que tus acciones no tienen un impacto suficiente, tu vida carece de propósito.

*Te cuesta comunicarte efectivamente con otros y muchas veces las conversaciones no llegan a nada. 

*Te resulta difícil saber que actividades son prioritarias, te es difícil establecer un equilibrio entre tu vida profesional y familiar.

*Tus hijos parecen vivir en un planeta diferente al tuyo, te cuesta mantener una relación abierta con ellos.

*La oficina esta llena de gente chismosa que solo le interesa hablar mal de los demás. 

Creo que todos hemos estado en ese lugar de una manera u otra, es por eso que quiero traerte este resumen completo (y análisis) de uno de los libros de desarrollo personal mas influyentes del siglo XX: Los 7 Hábitos de la Gente Altamente Efectiva: La revolución ética en la vida cotidiana y en la empresa, escrito por Stephen R. Covey.

Nunca olvidare el día que compre este libro la primera vez, por allá en el año 2007 aproximadamente…

Uno de mis mentores me recomendó el libro y me dijo: “Este libro tiene el conocimiento necesario para transformar tu vida personal radicalmente”.

El es una persona extremadamente exitosa, así que sin pensarlo mucho lo compre de inmediato y lo devoré en unos pocos días…el resultado fue casi inmediato.

Conscientemente comencé a aplicar el hábito #2, luego de unos pocos meses comenzaron a ocurrir eventos increíbles en mi vida profesional…

Hubo un cambio en mis paradigmas y ese fue el principio de una larga carrera en el ámbito del cambio del ser que no ha parado desde entonces…

Este libro me ha gustado tanto, que lo regalado numerosas veces, es una excelente herramienta si vas realmente en serio con esto de transformar tu carácter.

Ok ok, sin más preámbulo, vayamos al resumen y análisis completo por capitulos de esta excelente obra que ha impactado la vida de millones en todo el mundo.

¡ATENCIÓN! adquirir este libro gratis es ilegal y va en contra de leyes internacionales. No intentes descargar ilegalmente el PDF porque eso es piratería y de hecho esa misma forma de pensar es una causa para mantenerse en la pobreza. Por favor adquiere tu eBook o Audiolibro en Amazon legalmente ahora mismo siguiendo =>> este link <<=.

Paradigmas y Principios

De adentro hacia afuera

Uno de los mensajes más importantes de Covey, es sobre la enorme importancia de comenzar los cambios en el lugar correcto, dentro de nosotros, nuestro carácter.

Los paradigmas son esas creencias incrustadas en nuestra psique que determinan cómo vemos el mundo. Es el lente que usamos diariamente para juzgar, analizar e interpretar el mundo que nos rodea.

Mientras no exista un cambio en nuestros paradigmas (los lentes con los que observamos la vida) no habrá un cambio significativo en nuestro ser ya que solo experimentaremos un cambio superficial en nuestra personalidad. El carácter es una capa mucho más profunda que la personalidad.

La personalidad y la ética del carácter

Covey nos enseña que dentro de nosotros existe la personalidad y la ética del carácter. La personalidad es un efecto superficial que se mueve con las circunstancias externas. El carácter es una capa más profunda que realmente tiene el poder de ayudarnos a transformar los resultados que obtenemos en la vida.

Los 7 hábitos son herramientas útiles que nos ayudan a dar forma a ese carácter. La aplicación consiente de estos hábitos nos permite vivir una vida basada en principios. Son los principios los que forman una ética del carácter fuerte, como un gran árbol con fuertes raíces.

Cambios de Paradigma

Los paradigmas con los cuales estamos programados, vienen de la manera como hemos sido criados y condicionados por el entorno. Nuestra familia, la escuela, los medios de comunicación. Todas estas influencias externas han dado forma a nuestra personalidad.

La famosa abuelita/jovencita de Stephen Covey. ¿Qué viste tu primero?

En esta imagen arriba, algunas personas verán una ansianita mirando hacia abajo, otros verán una chica joven mirando hacia atrás…mira de nuevo la imagen detenidamente. Este es un buen ejemplo del poder de un paradigma. Cada persona ve el mundo a través de sus propios paradigmas.

Los paradigmas pueden cambiarse a través del conocimiento, las experiencias y la practica de hábitos. Definir una misión de vida y principios nos permite modificar así nuestras respuestas y poco a poco madurar nuestro carácter hacia una realización en las principales áreas de nuestra vida.

Los 7 Hábitos nos permiten cambiar nuestros paradigmas por creencias que nos empoderen y nos permitan ser menos reactivos.

¿Cuál es realmente el “problema”?

Los problemas en sí, normalmente no son el problema. La manera cómo vemos y reaccionamos al problema, es el problema.

Este cambio de paradigma nos permite ser nosotros los responsables absolutos de nuestras respuestas, ya no estamos a la deriva de las circunstancias y comenzamos realmente a madurar como seres adultos.

Al tomar nosotros el timón de nuestra vida, comenzamos a experimentar un punto de vista diferente al encontrarnos frente a problemas y dificultades. Esta posición nos empodera, podemos ejercer una influencia verdadera en aquellas cosas que nos afectan.

El Continuum de la madurez

El desarrollo de la ética y el carácter es un proceso continuo que no se detiene, exige una involucración personal a lo largo de toda la vida.

Existen 3 niveles de madurez en nuestro carácter. Dependencia, independencia e interdependencia. Esta ultima es el nivel más elevado de conciencia.

Desarrollar el hábito #7 “Afilar la sierra” nos permite trabajar continuamente en las 4 áreas más importantes de nuestro ser: cuerpo, mente, relaciones y espíritu. En la última parte de este artículo expandimos más sobre este punto.

Visión general de Los 7 hábitos de Covey

Existen 3 niveles de madurez en nuestro carácter. Dependencia, independencia e interdependencia. Esta última es el nivel más elevado de conciencia.

Los 7 hábitos tratan de trazar una ruta para ir poco a poco expandiendo nuestra conciencia y desarrollar un carácter sólido que nos permita vivir una vida exitosa y realizada.

Un hábito, es el resultado de la combinación de 3 elementos: conocimiento, habilidad y motivación. El conocimiento es el “que” debo hacer, la habilidad define el “cómo” lo voy a hacer, y la motivación es el “porqué”, cual es la razón verdadera para realizar el hábito.

En resumen, podríamos decir que los 7 hábitos establecen los siguientes conceptos centrales.

Hábito #1: Sea Proactivo.

Este proceso ocurre en el momento que comenzamos a tomar decisiones propias y nos hacemos responsables por todo aquello que nos ocurre. Pasamos de vivir en un rol de víctima (el mundo es el responsable = ser reactivo ) a una vida proactiva (soy responsable=proactivo).

Hábito #2: Comience con un fin en la mente.

todas las cosas son creadas dos veces, primero en la mente y luego en el mundo físico. Desarrollar este hábito nos permite tener un panorama más amplio antes de tomar decisiones y embarcarnos en proyectos que quizás no sean de mayor beneficio para nuestro crecimiento.

Hábito #3: Establecer primero lo primero. 

Una persona reactiva vive su vida “apagando incendios”. No saben priorizar realmente las cosas importantes Vs. las cosas urgentes. Este hábito habla de cómo hacer ese cambio de reactividad a proactividad a través del uso de un nuevo sistema de planificación.

Hasta el tercer hábito, Stephen Covey habla sobre la victoria privada, es decir el cambio que ocurre dentro de nosotros y en nuestro primer entorno (familia).

Los hábitos 4 al 7 pertenecen a la victoria pública o lo que es lo mismo, la victoria social que mostramos ante el mundo exterior.

Hábito #4: Pensar siempre en Ganar/Ganar. 

Desarrollar el hábito de una actitud ganar/ganar nos ayuda a ser más empáticos. Nos permite ponernos en los zapatos de los demás y crear acuerdos más maduros donde ambas partes siempre salen ganando.

Los 3 tipos de acuerdos básicos que Covey definen son Ganar/Perder (yo gano y ellos pierden). Perder-Ganar (yo pierdo y ellos ganan) y Ganar-Ganar (ambas partes salen beneficiadas o no hay acuerdo.

 Hábito #5: Procurar primero comprender y luego ser comprendido. 

Este es el principio de la empatía. Lograr ponernos realmente en los zapatos de los demás y tratar de ver el mundo desde sus propios paradigmas, nos permite crear relaciones más profundas y una comunicación efectiva que contribuye a nuestro éxito.

Hábito #6: Sinergizar

Sinergia es una palabra que procede del griego y que significa “cooperación”. Es la acción de dos o más causas que generan un efecto superior al que se conseguiría con la suma de los efectos individuales.

Hábito #7: Afile la sierra

Este hábito nos habla sobre la importancia de la renovación continua. Afilar la sierra es invertir en cuidar el activo más importante que tenemos: nosotros mismos.

Ok, muy bien…ya tenemos un panorama más amplio sobre los 7 hábitos de Stephen Covey, vamos ahora a profundizar en cada uno de los puntos.

Te sugiero que marques este artículo en tus favoritos, así podrás venir de nuevo cada vez que necesites refrescar algún punto o tomar notas.

Victoria Privada

¿De qué nos sirve lograr un gran éxito profesional ante los ojos del mundo si en nuestros propios hogares llevamos una vida triste sin respeto ni amor?

Stephen Covey habla sobre la importancia de ganar la primera batalla primero. Esta es la batalla de nuestro mundo interior y la familia, la victoria privada.

Para comenzar a crear cambios positivos significativos a largo plazo, es necesario desarrollar los 3 primeros hábitos, veamos primero la proactividad.

Primer Habito: Sea Proactivo

A diferencia de la creencia popular, ser proactivo no se refiere exclusivamente a hacer muchas tareas, ser una persona constantemente ocupada haciendo de todo.

Covey habla sobre la proactividad como la capacidad de ofrecer respuestas maduras a los estímulos externos. Es también la capacidad de tomar total responsabilidad por el destino de nuestra vida. Todo comienza y termina en nosotros, en nuestras respuestas ante las circunstancias.

En este otro artículo hablo sobre el sentido de pertenencia extremo de los marines norteamericanos, tiene mucho que ver con este hábito.

Entre el estímulo y la respuesta hay un espacio. En ese espacio está nuestro poder para elegir nuestra respuesta. En nuestra respuesta radica nuestro crecimiento y nuestra libertad. Viktor E. Frankl

Este hábito se basa principalmente en esta frase del Psicólogo Viktor E. Frankfl, autor del emotivo libro “El hombre en busca de sentido”. Sus enseñanzas influyeron grandemente los conceptos de Covey.

Nuestra vida tiene un propósito mayor cuando descubrimos el ¿por qué?, ¿para qué estoy en esta tierra? ¿cuál es mi función y papel dentro de este mundo?

El liderazgo personal comienza el día que descubrimos nuestros dones y los ponemos al servicio del mundo. Este compromiso también requiere tomar una decisión importante. La integridad consiste en mantenernos fieles a esos principios de vida.

El desarrollo del liderazgo comienza por tomar conciencia de las respuestas a los estímulos. Podemos ser proactivos o reactivos antes las situaciones.

Una persona reactiva responde automáticamente a los hechos sin estar consciente de sus respuestas. Desarrollar la proactividad nos permite ofrecer respuestas constructivas que nos permitan madurar. Tomar esas decisiones es la última de las libertades.

Al convertirnos en seres proactivos, enfocamos nuestra atención en aquellas áreas sobre las cuales podemos ejercer una influencia (cambios). Este lugar se le llama el “Círculo de Influencia” según el modelo de Stephen Covey.

                          Modelo proactivo

Círculo de Preocupación/Círculo de Influencia

Este concepto es extremadamente útil y te aconsejo lo internalices desde ya.

Existen básicamente 3 áreas donde existen los problemas y donde centramos nuestra atención.

La primera área se encuentra en aquellas cosas sobre las cuales tenemos una influencia directa. Es decir nuestra conducta o carácter.

El segundo lugar se le conoce como influencia indirecta, esto significa la conducta de otras personas.

La tercera área se encuentra donde no tenemos ninguna influencia y no podemos hacer nada, por ejemplo la situación política o económica de un país.

La mayoría de las personas reactivas enfocan su atención y energía en las áreas 2 y 3. Creando así gran estrés y muy poco crecimiento interior.

Covey plantea que en la medida que enfocamos más y más nuestra atención en el área #1 (eventos o personas sobre las cuales podemos ejercer influencia) nuestro círculo de influencia se expande y de esa manera podemos influir sobre más y más personas.

Pero primero se debe realizar el trabajo base, esto es nuestro carácter, nuestra victoria privada.

Tener y Ser

Las palabras Tener y Ser nos ayudan a determinar en qué área estamos fijando nuestra atención…

El círculo de preocupación está lleno de frases con el verbo “tener/tendría”.

  • “Seré feliz cuando tenga una casa”
  • “Si solo tuviera un jefe más comprensivo”
  • “Si tuviera una mejor novia, seguro todo iría mejor”
  • “Si no tuviera tantas deudas, de seguro podría emprender ese negocio”
  • “Si tuviera más tiempo, podría empezar mi negocio online”

El verbo “Ser”, por otra parte, nos empodera y nos permite usar un lenguaje que nos permite vivir el “Círculo de Influencia”.

  • “Puedo ser más paciente…”
  • “Puedo ser más bondadoso…”
  • “Hoy decido ser más empático a la hora de escuchar a los demás…”
  • Soy el responsable de todos mis resultados. 

Sugerencias Prácticas

  • Durante 3 días, presta más atención en donde colocas tu atención diariamente.
  • Hazte continuamente esta pregunta: “¿Se encuentra esta situación/evento dentro de mi círculo de preocupación o mi círculo de influencia?”
  • Observa cuando tiempo pasas leyendo o viendo noticias, prensa o redes sociales. ¿Son estas áreas lugares sobre los cuales puedes ejercer influencia? ¿Contribuyen estas actividades con tu crecimiento?
  • Toma el hábito de sentarse primero en clases o en reuniones. Asume responsabilidades y di siempre que “si” a aquellos nuevos retos que te generan miedo.

Segundo Hábito: Comience con un fin en la mente

El principio fundamental de este hábito consiste en comenzar a ver el todo, en vez de solo las partes.

Para comprender el concepto de este hábito a profundidad, es necesario realizar un ejercicio de visualización muy poderoso.

Por favor cierre sus ojos e imagine que se encuentra en un funeral…

El funeral está lleno de personas que usted conoce, todos su seres queridos están allí…ellos lloran y están profundamente tristes.

Al acercarse usted al ataúd, nota que quien está allí acostado es usted mismo: usted está asistiendo a su propio funeral.

Ahora bien, ¿que le gustaría que comentaran las personas que están allí presentes sobre usted y su vida?

¿Cómo ve usted el final de su propia vida sinceramente? ¿Ha creado una imagen clara acerca de aquellas cosas que quiere que sus familiares y amigos digan sobre usted una vez haya partido de este mundo?

Este hábito de extremo poder nos permite visualizar los resultados de nuestra acciones y tareas antes de siquiera comenzar.

La práctica de visualizar los resultados primero antes de tomar acción, nos permite crear una imagen mental clara acerca de a donde vamos, y mejor aun, si las acciones y proyectos que emprendemos tienen congruencia con nuestros principios y la misión de vida (mas adelante se expande este punto).

Comenzar con un fin en la mente nos ayuda a poner en una perspectiva amplia nuestros motivos, nuestros proyectos y metas. Ya no funcionamos bajo el dominio de la gratificación instantánea sino que todo lo que emprendemos tiene una dirección clara hacia donde va.

Las dos creaciones

Todo lo que vemos en el universo físico es el resultado de una primera creación mental.

Las cosas suceden dos veces, primero en nuestra imaginación como una meta o deseo, luego pueden manifestarse en la realidad si tomamos acción.

El desarrollo consciente de este hábito nos permite usar la imaginación creativa como una herramienta potente para tomar decisiones.

Desarrollar el hábito de hacernos preguntas que nos “obliguen” a ver los resultados por adelantado nos ayuda a ser autoconscientes, y tener un sentido más profundo de nuestra ética y nuestros principios.

El enunciado de La Misión Personal

La herramienta más poderosa para desarrollar el hábito de comenzar con un fin en la mente, es creando nuestro propio enunciado de la Misión Personal.

Este enunciado es un “Manifesto” o “Credo” que describe por escrito cuales son las cosas realmente importantes para nosotros. Es nuestro código personal, nuestra brújula.

La creación de este documento no debe darse a la ligera, se debe trabajar en ello continuamente hasta redactar un enunciado que realmente refleje nuestras más profundas motivaciones.

Acá puedes ver varios ejemplos famosos de enunciados de misión personal que te servirán de inspiración.

Las 13 Virtudes de Benjamin Franklin

1. Templanza. –No comer hasta el hartazgo ni beber hasta la exaltación.

2. Silencio. –No hablar más de lo que fuera útil para los demás y para uno mismo. Evitar las conversaciones insustanciales y frívolas.

3. Orden. –Dar un lugar a cada cosa y asignar un lapso razonable a cada ocupación.

4. Resolución. –Resolver lo que se debe hacer, y hacer sin falta lo que se resuelve.

5. Frugalidad. –No hacer gastos que no beneficien al prójimo y a uno mismo; no desperdiciar nada.

6. Laboriosidad. –No perder tiempo. Estar siempre ocupado en alguna labor útil. Suprimir las actividades innecesarias.

7. Sinceridad. –No valerse de engaños perjudiciales. Pensar con buena fe y justicia y hablar con la misma intención.

8. Justicia. –No dañar a nadie ni injuriarlo. No negar los beneficios de que uno sea deudor.

9. Moderación. –Evitar cuidadosamente los extremos. No resentirse por las injurias más de lo que éstas merezcan.

10. Limpieza. –No tolerar la suciedad en el cuerpo, ni en la ropa, ni en la casa.

11. Tranquilidad. –No preocuparse por tonterías o accidentes comunes e inevitables.

12. Castidad. –Usar los placeres del sexo solamente para regular la salud o crear una familia; nunca por lujuria en perjuicio de su paz y reputación.

13. Humildad. –Imitar en lo posible a Jesús y a Sócrates.

El famoso discurso de Martin Luther King “Hoy tengo un sueño” es otro excelente ejemplo de un enunciado de Misión Personal súper poderoso…

Este es un segmento del discurso completo…

Hoy les digo a ustedes, amigos míos, que a pesar de las dificultades del momento, yo aún tengo un sueño. Es un sueño profundamente arraigado en el sueño “americano”.

Sueño que un día esta nación se levantará y vivirá el verdadero significado de su credo: “Afirmamos que estas verdades son evidentes: que todos los hombres son creados iguales”.

Sueño que un día, en las rojas colinas de Georgia, los hijos de los antiguos esclavos y los hijos de los antiguos dueños de esclavos, se puedan sentar juntos a la mesa de la hermandad.

Sueño que un día, incluso el estado de Misisipí, un estado que se sofoca con el calor de la injusticia y de la opresión, se convertirá en un oasis de libertad y justicia.

Sueño que mis cuatro hijos vivirán un día en un país en el cual no serán juzgados por el color de su piel, sino por los rasgos de su personalidad.

¡Hoy tengo un sueño!

Sueño que un día, el estado de Alabama cuyo gobernador escupe frases de interposición entre las razas y anulación de los negros, se convierta en un sitio donde los niños y niñas negras, puedan unir sus manos con las de los niños y niñas blancas y caminar unidos, como hermanos y hermanas.

¡Hoy tengo un sueño!

Sueño que algún día los valles serán cumbres, y las colinas y montañas serán llanos, los sitios más escarpados serán nivelados y los torcidos serán enderezados, y la gloria de Dios será revelada, y se unirá todo el género humano.

Una vida centrada en principios

Covey afirma que debemos encontrar un centro del cual surjan todas nuestras respuestas ante las circunstancias de la vida.

Los principios son verdades fundamentales, universales e inmutables que nos ayudan a edificar una vida sustentada en la verdad. Una roca fuerte.

Los seres humanos tendemos a apoyar nuestra vida en cosas, personas o situaciones que cambian y que por lo tanto no nos ayudan a desarrollar un carácter solido.

Estas otras fuentes se les llama centros alternativos. Estos podrían ser, nuestro trabajo, nuestra familia, nuestros hijos, la iglesia, el dinero, etc.

Una vida enfocada en centros alternativos es una vida frágil que se vendrá abajo con la primera tormenta (crisis).

Los principios, por otra parte, nos brindan un apoyo constante sobre el cual deben girar todas las demás situaciones de vida.

Sugerencias Prácticas

De manera de que sea más fácil poner en práctica este hábito, te recomiendo hacerte estas preguntas mentalmente antes de comenzar cualquier proyecto o plan.

¿Cúal es el resultado final de este plan si tomo la decisión ahora de comenzar?

¿Cómo terminará todo esto realmente, cuales son las posibilidades de alcance?

¿Se corresponde este plan/proyecto con mi misión personal?

¿Contribuye esta acción hoy con un panorama más amplio de lo que realmente deseo para mi vida?

¿Que me gustaría escuchar de mis amigos y mis familiares el día de mi funeral?

Escribe una lista con los principios que son verdades inamovibles para ti, usalos para redactar tu propio enunciado de Misión Personal.

Tercer Habito: Establezca Primero lo Primero

Los cuatro generaciones de administración del tiempo

Este capítulo se basa principalmente en la “gestión del tiempo”.

En realidad Covey dice que la gestión del tiempo es un concepto errado ya que el tiempo es psicológico, mas bien acá hablamos de cómo gestionarnos nosotros mismos enfocándonos en roles y principios.

Durante el último siglo, la gestión del tiempo ha sufrido cuatro etapas de cambios importantes. En la primera etapa se usaban listas y notas. La segunda generación se enfocaba en agendas y en la programación de eventos futuros. La tercera generación incluye las metas, estrategias para llegar allí y los valores personales. El control “eficiente” del tiempo.

Covey propone una 4 generación de la gestión personal del tiempo incluyendo las principales características de las 3 primeras generaciones pero cambiando el paradigma de la eficiencia hacia la efectividad. Esto se logra al incluir los principales roles de nuestra vida.

La cuarta generación se centra en las relaciones y en los resultados, más que en las cosas y en el tiempo.

Los 4 cuadrantes de Covey: La matriz de la administración del tiempo.

Básicamente existen 4 áreas donde enfocamos nuestra atención.

Cuadrante #1: Las tareas que son Importantes y Urgentes

Cuadrante #2: Las tareas que son Importantes y No Urgentes

Cuadrante #3: Las tareas que son No Importantes y Urgentes

Cuadrante #4: Las tareas que son No Importantes y No Urgentes

Una vida en el cuadrante II

Al identificar nuestros roles principales en la vida (padre, empresario, hijo, estudiante, esposo, etc) podemos comenzar a enfocar nuestra atención más y más en actividades que contribuyan con el avance de nuestra misión de vida. Estas son actividades del cuadrante II.

Al emplear más y más energía en el cuadrante II (prevención y planificación), comenzamos a experimentar menos crisis y actividades superfluas que predominan en los otros cuadrantes. Nuestra vida comienza a generar un impacto más profundo en las áreas que realmente importan y comenzamos a experimentar mayores niveles de realización personal/profesional.

Una vida en el cuadrante II requiere de un esfuerzo consciente y constante. Necesitamos crear sistemas que nos permitan planificar y ejecutar una vida con propósito centrada en principios y a total servicio de nuestra misión personal.

Herramientas

El talentoso amigo Álvaro López de autorrealizarte.com, ha creado una estupenda versión en Excel de la herramienta de gestión personal que Stephen Covey propone. Acá puedes descargarla totalmente gratis.

Delegación Efectiva

El último punto que cubre Covey en este capítulo, habla sobre los dos tipos de delegación que podemos emplear como lideres.

Delegación en recaderos y delegación en encargados. Delegar en recaderos significa dar una orden…”vaya, hago esto…traiga aquello”.

Delegar en un encargado, por otra parte, significa explicar claramente a la persona el porqué de la acción, los motivos. Existe una involucración mutua y total en el proyecto. Se invita al otro a ser parte activa de la visión en conjunto que se busca alcanzar.

Hemos cubierto hasta ahora los 3 primeros hábitos que constituyen una victoria privada, un paso más en nuestra transformación interior.

Estudiemos ahora los siguientes hábitos que suponen cambios profundos en nuestra relación con los demás.

¿Listo? ¡Vamos!..

Victoria Publica

Dependencia, Independencia e Interdependencia. Estos son los 3 niveles de madurez que propone el modelo de Covey.

Somos dependientes cuando necesitamos del otro y no somos capaces de tomar nuestras propias decisiones. Niños y chicos pueden entrar en esta categoría.

En la medida que maduramos, comenzamos a responsabilizarnos por nuestras acciones, nos hacemos independientes. Muchos se quedan en esta etapa.

Un tercer nivel de madurez y desarrollo del carácter nos plantea de ser Interdependientes.

Ellos necesitan de mí y yo necesito de los demás, se crea una simbiosis donde existe un verdadero intercambio y todas las partes salen beneficiadas.

El cuarto hábito es la entrada a esta nueva etapa en nuestra madurez personal.

La relación que tenemos con los demás se puede representar con el ejemplo de una cuenta bancaria.

Cada vez que somos congruentes con los demás y cumplimos nuestros acuerdos, realizamos un depósito en esa cuenta bancaria emocional metafórica.

Cada vez que rompemos nuestra palabra y traicionamos los acuerdos establecidos con los demás, realizamos un retiro en la cuenta emocional.

Integridad consiste en ser congruente entre pensamiento, palabras y acciones. Los 6 tipos de depósitos principales que realizamos en la cuenta bancaria emocional de los seres cercanos son las siguientes.

  • Comprensión
  • Prestar atención a los pequeños detalles
  • Mantener los compromisos
  • Aclarar las expectativas
  • Demostrar integridad personal
  • Disculparse de corazón cuando uno se equivoca

Pasemos ahora al hábito #4

Cuarto Hábito: Pensar en ganar/ganar. 

Los 6 tipos de acuerdos.

Todos los acuerdos que realizamos con otras personas, se pueden ubicar dentro de 6 categorías.

GanoOcurre en el primer tramo de madurez (dependencia). Solamente se busca el beneficio propio sin considerar al otro.

Gano/Pierdes: Ocurre cuando se busca intencionalmente el beneficio personal, a expensas del otro.

Pierdo/Ganas: Una persona que se valora poco y que cede fácilmente a las exigencias de los demás sin tomar en cuenta sus propias necesidades.

Pierdo/Pierdes: Ocurre cuando vivimos en un estado de miedo y rencor enraizado, prefiero perder antes que ver al otro ganar, en ese caso perdemos los dos.

Ganar/Ganar: Es el trato que se da cuando dos personas viven en un nivel inter-dependiente de conciencia. Se busca activamente el beneficio mutuo.

Ganar/Ganar o no hay acuerdo: Si por X o por Y, no logramos que nuestro acuerdo sea de mutuo beneficio, entonces tranquila y responsablemente decidimos no realizar ningún trato. Es una forma elevada de negociación.

Estos dos últimos paradigmas de negociación resultan muy útiles a la hora de establecer acuerdos con otros. El nivel de efectividad es mayor y se busca conscientemente una mejora para todas las partes.

Si te interesa profundizar en el tema de como establecer acuerdos exitosos, te recomiendo leer este otro articulo completo donde hablo sobre “La Ley del Intercambio” y como me ayudó a levantar mi primer negocio.

Sugerencias Prácticas

Piense en alguna situación próxima donde deba establecer un acuerdo. Manténgase enfocado en lograr un trato del tipo ganar/ganar.

¿Que diferencia hay entre estos paradigmas y su actual manera de establecer acuerdos?. Sea totalmente honesto consigo mismo.

¿Busca usted activamente el beneficio de todas las partes a la hora de negociar? o solo busca su beneficio personal. ¿Qué beneficios tendría para su vida personal y profesional buscar el beneficio de todas las partes?

Quinto habito: Procure comprender y luego ser comprendido.

Desarrollar la escucha empática requiere un esfuerzo extra y la verdadera intención de ponernos en el zapato del otro.

Normalmente no escuchamos, solo oimos para responder automáticamente. Nuestras respuestas están cargadas con nuestra propia “biografía” y raramente comprendemos lo que la otra persona realmente quiere decirnos.

Diagnóstico y Prescripción

Un médico necesita saber primero qué tipo de enfermedad tiene un paciente antes de prescribir el medicamento. La gran mayoría de personas no practica esto en su proceso comunicativo. Realmente recetamos la medicina antes ni siquiera saber cuál es el problema.

Nuestras respuestas deben desligarse más de nuestra propia historia personal y bagaje cultural. Cada quien ve el mundo desde su propia lente, comprender esto significa practicar un nivel empático de comunicación donde realmente busco comprender la semántica (contexto) del mensaje que recibo.

Los 5 niveles de escuchar

Existen 5 niveles donde puede ocurrir el proceso de escuchar.

El nivel #1 ocurre cuando ignoro totalmente al otro,

En el nivel #2 pretendo que escucho, en realidad solo estoy esperando ansioso interrumpir al otro para dar una respuesta reactiva.

En el nivel #3 selecciono lo que quiero escuchar.

El nivel #4 describe un nivel de escucha atento. Estoy más alerta al mensaje del otro, pero mi guión personal sigue predominando.

El nivel #5 es la escucha empática. Realmente existe la intención sincera de ponernos en los zapatos del otro y comprender su punto de vista.

Sugerencias Prácticas

Observe atentamente sus propias reacciones la próxima vez que esté hablando con alguien. ¿Cuál es su tendencia natural? ¿interrumpe usted constantemente al otro? ¿está realmente atento al mensaje o solo oye superficialmente? Oír y escuchar son procesos muy distintos.

Sexto hábito: Sinergia: Principio de contribución creativa.

La sinergia básicamente significa que el todo es mayor que la suma de sus partes. Existe una fuerza creativa superior al momento de unir todas las fuerzas individuales de un sistema.

La sinergia es la forma más elevada de liderazgo, consiste en aprovechar al máximo los recursos creativos de todos los implicados en busca de una meta común.

La sinergia efectiva comienza a darse en los equipos a partir de la comunicación empática. Involucrar abiertamente las ideas de todos contribuye a una creatividad mayor.

Cuando se practica abiertamente la sinergia, se crean espacios para buscar una tercera alternativa. Normalmente se observan las situaciones bajo una dicotomía; o un cosa o la otra. Las alternativas polarizadas y duales no representan una alternativa sinérgica sino que son soluciones rápidas/reactivas.

La tercera alternativa significa buscar soluciones más creativas a problemas complejos, estas alternativas no siempre van de la mano con la cultura popular, significan un cambio de paradigma.

Análisis del campo de fuerzas

El sociólogo Kurt Lewin desarrolló este modelo para medir el nivel de efectividad de cualquier organismo.

Existen fuerzas restrictoras y fuerzas impulsoras que ejercen presión a todo sistema (familia, persona, empresa, etc). El éxito de cualquier ente proviene de un adecuado balance entre ambas fuerzas. Al momento de ejercer mayor presión en una sola dirección, el organismo tiende a desequilibrarse.

Consejos prácticos

¿Valora usted realmente la opinión y las diferentes personalidades dentro de las organizaciones que frecuenta (familia, trabajo, etc)?

¿Puede recordar alguna persona que le irrite? ¿Cree que puede existir una tercera alternativa a la hora de solventar una crisis si escuchara realmente con empatía?

¿Cómo puede usted contribuir a crear un ambiente sinérgico en su casa o trabajo? ¿Que acciones específicas debe tomar para dar el primer paso?

Renovación

Séptimo Hábito: Afile la sierra

Es bueno recordar que la gallina de los huevos de oro es usted mismo. Usted mismo es el activo más importante que debe cuidar y preservar.

Para alcanzar una vida elevada que realmente produzca un impacto positivo, se deben trabajar continuamente las 4 dimensiones del ser humano.

Estas son: física, mental, espiritual y emocional/social (relaciones).

Las cuatro dimensiones del ser

La dimensión física involucra el cuidado del yo como un cuerpo físico mortal. Es necesario siempre recordar que sin salud no se tiene nada. No importa si usted logra alcanzar un enorme éxito financiero, sin un cuerpo con el cual disfrutarlo, cualquier logro es vacío.

Desarrollar hábitos saludables en torno a nuestra salud física involucra comer mejor, ejercitarse, manejar adecuadamente el estrés. Estos hábitos deben incorporarse de manera natural en nuestras rutinas diarias/semanales.

Covey sugiere realizar ejercicios que fortalezcan la resistencia (trotar, bicicleta, ejercicios aeróbicos), la flexibilidad (yoga, estiramientos, etc) y la fortaleza muscular (levantamiento de pesas, ejercicios anaerobicos).

La dimensión mental requiere de un esfuerzo consciente por mantener nuestra mente en buena forma. La mente, al igual que un musculo, requiere ejercicio. Leer, escribir, visualizar y planificar por adelantado, son actividades que benefician enormemente nuestra salud mental.

Somos básicamente seres sociales. Algunos estudios cientificos han determinado que nuestro nivel de felicidad, depende en gran medida de la calidad de nuestras relaciones con los demás. Sobre la dimension social, Covey afirma que debemos planificar activamente nuestra vida social e invertir tiempo, energía y recursos para desarrollar relaciones más profundas y significativas con los demás.

Por último encontramos la dimensión espiritual, que vendría siendo el núcleo de donde parten todas las demás dimensiones. Covey hace gran hincapié en la enorme importancia de llevar una vida espiritual activa, sin importar que tipo de religión o práctica se tenga. La vida espiritual proporciona liderazgo personal y es una actividad del cuadrante II.

La espiral ascendente

En la medida que aplicamos y ponemos en practica activamente los principios de renovación, nuestra vida comienza una espiral ascendente. Nos convertimos realmente en seres de transición, nuestra vida se expande en múltiples direcciones y así podemos llevar a cabo nuestra misión personal en este mundo de manera efectiva.

Aprendemos, nos comprometemos, actuamos…y así sucesivamente. Nuestro círculo de influencia se amplía y podemos ejercer un mayor impacto positivo en la vida de otros.

Una vida con legado

Luego del inmenso éxito y el impacto que ha significado este libro en la vida de tantas personas, Stephen Covey escribio “El Octavo Hábito: de la efectividad a la grandeza”. En ese otro libro se explora en mayor profundidad cómo vivir una vida con legado. Una persona que activamente ha practicado los 7 hábitos y ha disfrutado de sus beneficios, comienza a crear un espacio de transformación para sí mismo y para su entorno.

Vivir una vida con sentido de legado y trascendencia, se convertirá en el centro de nuestra vida. Pasamos de vivir una vida centrada en el yo, para realmente buscar ayudar a otros y producir un impacto positivo en sus vidas a través de nuestro ejemplo.

Conclusiones

El libro de los 7 hábitos es un clásico del desarrollo personal que no se debe pasar por alto. Considero que toda persona que realmente esté buscando mejorar su vida, debe darle una leida (o varias) a esta maravillosa obra.

Obviamente la parte más difícil viene al aplicarse, nada logramos con leer y leer sin aplicar conscientemente estos conceptos a nuestra vida personal, familiar y profesional. Ese es el mayor de los retos.

Personalmente he luchado en muchas ocasiones con la aplicación de varios hábitos. Por lo menos escuchar atentamente (escuchar de verdad) requiere gran energía y práctica constante, es un hábito que en mi experiencia requiere mucha práctica.

Otra sugerencia de acuerdo a mi experiencia, es enfocarse en un hábito a la vez por un periodo de tiempo más prolongado. Por lo menos practicar una actividad física durante 30 días nos ayuda a afilar la sierra y mantenernos sanos. Se ha comprobado que los hábitos se hacen parte de nuestra rutina a través de la repetición durante al menos 25-30 días.

Espero sinceramente que este resumen y análisis de este libro, te brinde conceptos transformadores y herramientas prácticas que te permitan estudiar y vivir los 7 hábitos de la gente altamente efectiva.

Bono: Video Animado

El gran Euge Oller ha creado una presentación animada que te va a ayudar muchisimo a comprender fácilmente los conceptos núcleo de este libro. ¡Disfrutalo!

¿Te gusto el articulo?

Nos ayudarías mucho si compartes este articulo en tus redes sociales o con alguna persona cercana a la cual le ayudaría esta valiosa información 🙂

              – Luca Nuñez